Orar con el Diario de Santa Faustina

Sábado, 26 de agosto de 2023

TEMA:

Llamados a ser una morada estable para el Rey de Misericordia

 

1. ORACIÓN INICIAL

ORACIÓN AL ESPIRITU SANTO (Cardenal Verdier)

2. LECTURA

…  Por la mañana durante la Santa Misa sentí la cercanía de Dios, mi espíritu se sumergió en Dios inconscientemente. De repente escuché estas palabras: Tú eres una morada agradable para Mí, en ti descansa Mi Espíritu.

Después de estas palabras sentí la mirada del Señor dirigida al fondo de mi corazón y viendo mi miseria me humillé en espíritu y admiré la gran misericordia de Dios, y que este Altísimo Señor se acercaba a tal miseria.

Durante la Santa Comunión la alegría inundó mi alma, sentía que estaba unida estrechamente a la Divinidad; su omnipotencia absorbió todo mi ser, durante el día entero sentí la cercanía de Dios de modo particular, y aunque los deberes no me permitieron ir a la capilla ni por un momento durante todo el día, sin embargo, no hubo ni un instante en que no estuviera unida a Dios, lo sentí dentro [145] de mí de una manera más sensible que cualquier otra vez.  Saludaba sin cesar a la Santísima Virgen, ensimismándome en su Espíritu, le rogaba enseñarme un verdadero amor a Dios. De repente oí estas palabras: Te revelaré el secreto de mi felicidad en la noche, durante la Santa Misa» (Santa María Faustina Kowalska, Diario, La Divina Misericordia en mi alma, Diario 346).

(Después de la lectura, observar unos cinco minutos de silencio orante: para que este mensaje entre en nosotros e ilumine nuestra vida. En este silencio, cada uno de nosotros ha de situarse en el relato que hemos escuchado y reflexionar personalmente, sentir y gustar lo que el Señor te quiere comunicar a ti en este momento para ayudarte en la meditación y en la oración). Preguntarte: ¿Qué me quiere decir el Señor hoy, a mí, personalmente? (Silencio).

A continuación, compartir en grupo, en familia o meditar personalmente.

 

3. PREGUNTAS DE REFLEXIÓN

  • ¿Con qué actitud y preparación suelo acudir a la Santa Misa?
  • ¿Realmente en mí descansa el Espíritu Santo?
  • ¿Qué significa para mí: ser una morada estable para el Rey de Misericordia?
  • ¿Por qué a veces no soy consciente de lo que ocurre en la Santa Comunión?
  • Santa Faustina sabía pedir la ayuda de la Virgen María para crecer espiritualmente. ¿Qué me cuesta reconocer que la Virgen María es mi Madre del Cielo y que tan solo Ella me quiere llevar a Jesús para que experimente una verdadera felicidad de los hijos de Dios?
  • ¿Por qué no llevo una vida feliz?

4. ORIENTACIÓN (Comentario)

  • Estamos invitados a tomar consciencia de la importancia de la Santa Eucaristía en nuestra vida y saber buscar siempre un momento de preparación antes de iniciar la celebración eucarística.
  • Estamos invitados a evitar de vivir nuestra fe con palabras y formar nuestra vida interior. Somos Templo del Espíritu Santo, pero a veces no prestamos atención a ninguna acción del Espíritu Santo en nosotros. Hoy el Rey de Misericordia nos invita a dejarnos guiar e inspirar por el Espíritu Santo que habita en nosotros. El Rey de Misericordia quiere que seamos obedientes a su voluntad.
  • El Rey de Misericordia quiere que prestemos siempre oído a su Corazón Misericordioso; además quiere que seamos conscientes de que nosotros le pertenecemos, nuestros corazones tienen que ser una morada digna para el Señor, un lugar de encuentro con el Rey de reyes y nuestro Único Maestro (Véase el propósito del día de hoy y profundizar la reflexión personal).
  • Es importante revisar nuestra relación con el Señor y la actitud que nos acompaña a la Santa Comunión. Un devoto a la Divina Misericordia no puede acercarse a la Santa Comunión sin una preparación previa: prepara correctamente el corazón antes de recibir al Señor, gustar y ver lo bello que es vivir junto al Señor, apartar todo sentimiento impuro del corazón y permitir que, recibiendo a Cristo, sea Él quien guíe mis acciones, saber renunciar a satanás con todas sus obras y pedir la gracia de vivir las obras de misericordia con alegría, etc.
  • La Virgen María sabe perfectamente que nuestra libertad es también nuestra debilidad, por eso ella quiere que seamos obedientes y que nos dejemos guiar por Ella y que seamos dóciles a las acciones del Espíritu Santo en nosotros.
  • Solo en Dios encontrarás la verdadera felicidad. Si buscas al Señor en verdad, oras con el corazón y esperas con fe, encontrarás la paz verdadera y la verdadera felicidad de los hijos de Dios.

Propósitos de hoy:

  1. Si soy alma consagrada a la Divina Misericordia respondo a la pregunta que se me hace.
  2. Si aun no soy alma consagrada, tomo la decisión, bajo la Luz del Espíritu Santo de consagrar mi vida al Rey de Misericordia: https://grupodeoracioneintercesion.com/programa-anual-escuela-de-la-divina-misericordia/

COMPARTIR EN GRUPO, EN FAMILIA O MEDITAR PERSONALMENTE (Reflexionar personalmente, sentir y gustar lo que el Señor te comunica a ti en este momento para ayudarte en la meditación y en la oración.) (SILENCIO) En el silencio del corazón, meditemos las frases o palabras que nos han llamado la atención de manera personal, y descubramos con la luz del Espíritu Santo: ¿Por qué esa palabra o frase me ha tocado a mí? ¿Qué me quiere decir el Señor hoy, a mí, personalmente?

5) PRECES y ACCIÓN DE GRACIAS (INTENCIONES LIBRES)

  • Pidamos la gracia de vivir siempre en la presencia del Señor.
  • Pidamos la gracia de ser dóciles al Espíritu Santo.
  • Pidamos la gracia de tener nuestro corazón como una morada estable para el Rey de Misericordia.
  • Oremos por los enemigos de la paz en las naciones, familias y en los matrimonios.
  • Oremos por la paz en el mundo entero.
  • Oremos por los que están en peligro de pecar contra el Espíritu Santo.
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por las almas del purgatorio,
  • Por nuestra humidad doliente y por nuestras intenciones personales.

 

  • Padre Nuestro
  • Ave
  • Gloria

6. ORACIÓN FINAL:

Oh Dios de la misericordia insondable que me permites llevar alivio y ayuda a los agonizantes con mis plegarias indignas, seas bendito tantas miles de veces cuantas estrellas hay en el cielo y gotas de agua en todos los océanos. Que Tu misericordia resuene en toda la extensión de la tierra y se eleve hasta los pies de Tu trono, glorificando Tu mayor atributo, es decir Tu misericordia inconcebible. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amen ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario 835).

 

 

___________________________

TESTIGOS DE LA DIVINA MISERICORDIA

Escuela de la Divina Misericordia
Madrid/España

Suscríbete para recibir estas reflexiones diarias a tu email

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Artículos devocionales