Vida Espiritual

Nos sentimos llamados, como un grupo de personas humildes que hemos visto la misericordia del Señor, gracias al poder de la oración y queremos transmitir esa esperanza en el nombre de Jesucristo desde nuestro testimonio de vida de oración con el corazón. El Señor necesita almas para él, pecadores y justos, porque su misericordia es Eterna. Los que aceptan esa invitación, acaban gozando de la verdadera felicidad fundamentada en la voluntad del Señor.
Por lo tanto, nuestra camilla y arma poderosa para llevar a las almas al Señor, con la ayuda de nuestra Madre del Cielo, la Reina de la Paz es:
  • La oración del Santo Rosario con el corazón
  • La Eucaristía
  • La Biblia
  • El ayuno a pan y agua
  • Y la confesión mensual.
    (Estos 5 elementos, constituyen el resumen de los mensajes fundamentales de la Reina de la Paz, lo que llaman en Medjugorje: las cinco piedrecitas. Como Arma que nos ha regalado la Reina de la Paz contra nuestro Goliat).

Como Testigos de la Divina Misericordia, nuestra vida espiritual se caracteriza también por aspectos siguientes:

  • Rezo en la hora de la Divina Misericordia (coronilla + reflexiones para la hora de la Divina Misericordia) : MÁS DETALLES
  • Estamos invitamos a cumplir los mandamientos de Dios en nuestra vida (Dt. 5.1-21)
  • El Señor nos invita a ejercitarnos en las virtudes:

aquí ponemos de relieve nuestro deseo de imitar las principales virtudes de la Santísima Virgen María (como clava para conducir un alma a evitar el pecado), en particular:

1ª. la humildad profunda,
2ª. la fe viva,
3ª. la ciega obediencia,
4ª. la continua oración,
5ª. su universal mortificación,
6ª. la pureza incomparable,
7ª. la caridad ardiente,
8ª. la heroica paciencia,
9ª. la dulzura angelical y
10ª. la divina sabiduría. (San Luis María Grignon de Monfort, Tratado de la verdadera devoción a la Virgen María, Esin S.A, Barcelona 1994, nº 108, p. 75)

  • Estamos invitados a acudir siempre con confianza al Señor ante cualquier tentación y descubrirla con el director espiritual: «3 II [1938].  Hoy, después de la Santa Comunión Jesús me ha dado de nuevo algunas indicaciones. 
  1. Primero: no luches sola contra la tentación, sino que descúbrela inmediatamente al confesor y entonces la tentación perderá toda su fuerza;
  2. segundo: en estas pruebas no pierdas la calma, vive Mi presencia, pide la ayuda de Mi Madre y la de los santos;
  3. tercero: ten la certeza de que Yo te miro y te sostengo;
  4. cuarto: no tengas miedo ni de las luchas espirituales ni de ninguna tentación, porque Yo te sostengo con tal de que tú quieras luchar; has de saber que la victoria siempre está de tu lado;
  5. quinto: has de saber que con una lucha intrépida Me das una gloria y ganas  mérito para ti, la tentación ofrece la posibilidad de demostrarme tu fidelidad». (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario 229).

Como obra de misericordia espiritual:

Por último, una de nuestras formas de propagar la devoción a la Divina Misericordia es:

  • La organización de la Escuela de la Divina Misericordia
  • Formación de los 33 días de preparación a la consagración a la Divina Misericordia. MÁS DETALLES

Más detalles sobre nuestra espiritualidad:

Ver contenido AQUÍ