Historia

El grupo de oración e intercesión de los TESTIGOS DE LA DIVINA MISERICORDIA Y MILITANTES POR EL TRIUNFO DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA (REFUGIO SEGURO),  nació como fruto del encuentro que tuvo nuestro hermano Ephrem Tshibamfumu, con el Señor y la Santísima Virgen María el 5 y 6 de diciembre 2016, uno de sus momentos de conversión. Cuando, estando alejado del Señor, fuera de la vida de la gracia; situación que acaba afectando la familia, etc. El día 5 de diciembre, empieza a sentir el dolor de la vida de pecado, el sufrimiento del vacío interior (la vida sin Dios), decide volver al Señor. Después de la confesión y comunión eucarística de la tarde, recibió la gracia de ponerse en oración de liberación, la versión larga del P. Ghislain ROY (Para liberarse y sanarse. Consejos y oraciones de liberación y de sanación, p. 32).

Cuando termina la oración, estando débil por efectos de las bebidas alcohólicas y después de varios días sin alimentarse bien, se queda en su cama, agotado, pero esa noche no pudo dormir. Se queda suplicando la misericordia del Señor, Diciendo “Señor, no merezco tu perdón, pero mírame como aquel ciego de Jericó que te suplica, “Jesús, Hijo de David, ten compasión de mi”  Lucas 18, 38 (por cierto, esa misma semana se leyó el evangelio sobre la curación del ciego de Jericó). Esa noche como a las 23h35 nuestro hermano, mientras oraba con confianza mirando el cuadro del Sagrado Corazón de Jesús, oyó una voz humana, tierna y humilde de un hombre de unos 30 años, sin verlo, diciendo: “a ti te voy a decir dos cosas:  amor, confianza” (se precisa, se trata de una voz real, no en sueño). Nuestro hermano se puso a sonreír, preguntando al Señor muchas cosas, el Señor no le volvió a decir nada más, y nuestro hermano Ephrem responde al Señor diciendo: “gracias Señor Jesús por tu amor, sé que tú me amas, ayúdame a dejarme amar por ti, aumenta mi confianza en ti”. Cuando empezó a dormir, el Señor le dio la gracia de escuchar, esta vez como en sueño o visiones, no supo expresarlo bien, algunas conversaciones que él solía tener en sus comunicaciones telefónicas y otras que no agradaba al Señor, hasta el Señor le hizo escuchar quejas de su esposa hablando con un sacerdote durante su acompañamiento espiritual, y el Señor solo le dejaba escuchar las quejas de ellas pero no lo que preguntaba el sacerdote (afectivamente, en esos días su esposa se encontraba en un retiro espiritual de los militantes de la Obra de la Iglesia en el Pinar de las rozas (Madrid). Nuestro hermano no pudo dormir más, se levantó y suplicó al Señor diciendo: “Señor, por qué me vuelves a mostrar otra vez mis pecados, ya me los mostraste el día 7 de Junio por la madrugada cuando me llevaste en sueño a mi juicio particular” (se precisa que, nuestro hermano tuvo anteriormente un encuentro con el Señor esa vez fue como en sueño, el Señor lo llevó al juicio particular, se vio delante de una muchedumbre inmensa y en medio de Dios Padre y Jesús, allí nuestro hermano tuvo conocimiento de todos sus pecados cometidos desde que tiene edad de conocimiento, los veía desfilando como en un dispositivo electrónico pasando cada escena importante de su vida, se sintió condenado, salió llorando, pero poco tiempo después cuando vio a Jesús preparando el agua en una cacerola, estando acurrucado con algunas servidoras en un altar, nuestro hermano se vio llevado por una fuerza extraordinaria hacia el Señor, es allí cuando el Señor da vuelta lo mira con sonrisa y le dice:

Déjate amar por Cristo Jesús (esta imagen es más o menos como él vio a Jesús con sonrisa, en ese sueño cuando le decía «por fín, has venido».

Ephrem, por fin, has venido, el Señor le lavó los pies y le preguntó si se había arrepentido, nuestro hermano le dijo que si, el Señor le dijo que se iba a comprobar su arrepentimiento… ); Cuando un día se lo comentó el Padre Espiritual, P. Heriberto GARCÍA, el padre le dijo que según su entendimiento, cuando el Señor dijo que “se iba a comprobar el arrepentimiento de nuestro hermano, se trata de ver los frutos de ese arrepentimiento desde el testimonio de vida y en el servicio del Señor para el bien de su alma y el de los demás.

Entonces, cuando dijo esto al Señor, se quedó un poco tranquilo pero de repente, nuestro Señor lo sacó como en sueño, lo llevó de paseo viendo la ciudad de Madrid de noche: veía la ciudad oscura, sin luz, sin carreteras ni calles, la gente se chocaba diciéndose maldades, ninguna felicidad. De repente llegaron a un sitio de juego, una persona jugaba subiendo en un árbol miraba a Jesús y le dice: vosotros no podéis subir como yo rápidamente, Jesús le respondió diciendo: “tu estas subiendo, al final bajarás, pero yo si subo, no bajaré”. Siguieron caminando, hasta vieron a un grupo de personas en la calle que reconocieron a Jesús, todos venían corriendo hacia Él pidiendo ser sanado, en ese momento, nuestro hermano se olvidó que él caminaba con Jesús y fue también corriendo diciendo: “Señor, sáname también”, esta vez Jesús le dijo: “a ti no te voy a sanar”, se puso triste, y termino su sueño, desde ese momento de la noche no podía dormir. Sin fuerza, se quedó en cama empezó a rezar el santo rosario, cuando rezaba empezó a escuchar la voz de los Ángeles a un nivel más alto en la esquina de la habitación con el oído derecho, los Ángeles le acompañaban en la oración en lengua francesa, terminó la oración del rosario sin las letanías, porque no se la sabe de memoria, pero los ángeles (voces de jóvenes como niñas) siguieron la oración con las letanías de la Virgen María, tal como rezamos hoy en la Iglesia católica, pero decían “Santa María, ruega por Ephrem”, al terminar hicieron una oración preciosa que nuestro hermano no recuerda haber escuchado una oración parecida, ni el idioma que usaban. El siguió acostado con ojos abierto, consciente de lo que pasaba alrededor de él, de repente, al lado izquierdo de su cama con el oído izquierdo escucha una voz de una mujer, muy joven con voz tierna, hablando (insiste diciendo que una voz humana y real, no en sueño), la mujer le habló en español diciendo: “que vaya a ver al sacerdote”. Directamente desapareció la voz de los Ángeles, empezó el Silencio en su habitación, miro el reloj era como las 04h35 de la madrugada.

Nuestro hermano entendió que fue la Santísima Virgen María quien le habló. Durante el día fue a pedirle perdón en el confesionario a un sacerdote de la parroquia Nuestra Señora de la Caridad, al que él respondió mal hacía unos días cuando el sacerdote le hizo ver unos errores que podía causar la destrucción de su familia, no había tiempo de contarle al sacerdote lo que le dijo la virgen María, solo se confesó y recibió también el perdón del sacerdote además de la absolución. Solo dos días después cuando volvió su esposa del retiro que fueron a misa en familia y pudo hablar con el Párroco de la parroquia Nª Sª de la Esperanza P. JESÚS, en Madrid/España (otra parroquia que corresponde a la zona donde reside nuestro hermano) el Párroco, sin poner nada en duda, le dijo que era un día de acción de gracias por ese regalo de Misericordia de nuestro Señor por la poderosa intercesión de su Madre. De allí nuestro hermano empezó a gozar más de la Misericordia del Señor, al mes siguiente se consagraron con su esposa a Jesús por el inmaculado corazón de María.

Entonces, descubrimos que el Señor necesita almas fieles para que seamos instrumentos de su misericordia. Que demos a conocer a los demás esta obra del Señor bajo el poder del Espíritu Santo y dejándonos formar por el inmaculado corazón de María, para la Gloria de Dios y la salvación de las almas.

Desde el inicio, nos dimos cuenta de que: la oración tiene poder y que Nuestro Señor Jesucristo está Vivo. Por eso, queremos responder humildemente al mensaje del Señor a Santa Faustina: “[…] Hija Mía, dame almas; has de saber que tu misión es (64) la de conquistarme almas con la oración y el sacrificio, animándolas a la confianza en Mi misericordia”. (Santa María Faustina Kowalska, La Divina Misericordia en mi alma, Diario nº1690)

El día 9 de Enero de 2017, durante la celebración eucarística en la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza, Madrid, nuestro hermano Ephrem escuchó al sacerdote diciendo, durante su homilía: “muchas veces pensamos que es difícil ser misericordioso, tal como nos invita el Señor, pero sí que somos todos testigos de su misericordia…” de allí descubrió que el Señor quería que el grupo de oración e intercesión se llamara grupo de los TESTIGOS DE LA DIVINA MISERICORDIA Y MILITANTES POR EL TRIUNFO DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA.

  1. Porque, teniendo en cuenta la vida anterior que él llevaba apartado del Señor, de repente llegó a gozar de la misericordia del Señor que cambió su vida, aunque se trata de un proceso.
  2. Vivimos la devoción a la Reina de la paz, porque es por su poderosa intercesión que el Señor nos manifiesta su Misericordia. Además, queremos responder generosamente a su mensaje del 25 Septiembre 2000: «Queridos hijos, hoy os invito a abriros a la oración. Que la oración se vuelva alegría para vosotros. Renovad la oración en vuestras familias y formad grupos de oración, así experimentaréis alegría en la oración y comunión. Todos los que oráis y sois miembros de grupos de oración, estáis abiertos a la voluntad de Dios en vuestros corazones y con alegría dais testimonio del amor de Dios. Estoy con vosotros, os llevo a todos en mi corazón y os bendigo con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamada.»
  3. Formamos a las personas del mundo entero en la preparación a la Consagración a la Divina Misericordia.

    Véase el contenido del enlace siguiente: 

    https://grupodeoracioneintercesion.com/33-dias-de-preparacion/

En efecto, más que portadores de calamidades, nosotros, reconocemos que Jesús está vivo y sabemos también que el maligno quiere llevar a mayor número de almas a la perdición, pero el triunfo siempre es de nuestro Dios cuando le permitimos actuar en nosotros. Por eso, el Señor nos envía como portadores de dos aspectos fundamentales de nuestra vida cristiana: Confianza y Amor.

Sin embargo, cuando llegan los momentos de gracias siempre es importante estar todo el tiempo con el Señor, porque esa noticia no suele ser buena en el infierno, de allí que suelen salir millones y millones de espíritus malignos para destruir la obra del Señor. Dios nos creyó libre respeta nuestra libertad pero jamás nos abandona. Nuestro hermano Ephrem, a pesar de esa gracia tan grande, vivió momentos de recaídas fuertes que le dejó totalmente fuera del testimonio de esa Misericordia que el mismo vivió en primera persona con el Señor. Pero siendo la obra del Señor, el grupo siguió funcionando, hasta un tiempo, como sabemos, cuando Dios tiene un plan, nada le impide manifestar su Poder, le concedió a nuestro hermano una vez más un gran dolor de la vida sin Dios, hasta llegó a perder el sentido de su propia vida no sabía entender por qué nació porque ya no sabía lo que significaba la felicidad ni la paz. Gracias al poder de la oración y sobre todo gracias al Amor de Misericordioso del Señor y la intercesión de la Madre del Cielo, nuestro hermano, viendo que nadie le dejaba en esa vida de desorden espiritual, recibiendo reproches, consejos y palabras de ánimo por todo lado se preguntó: “por qué el Señor no me deja en paz, siempre me persigue”, pensando que se quejaba, de allí sí que el Señor decidió concederle esa verdadera paz que él buscaba en los caminos equivocados. Como consecuencia de esas recaídas: pocos podían confiar en él, perdió algunas amistades, etc. Pero llego a entender que el Señor siempre se vale DE cualquier circunstancia para realizar su voluntad. Y nuestro hermano dijo: “el Señor siempre me persigue, no para vigilarme o castigarme, sino para que yo sea testigo de su Amor  ante todos aquellos como yo, que están buscando la felicidad equivocada. Entonces, olvidando los fracasos, las dificultades, tenía que encontrar a lo menos una razón para darle gracias al Señor, descubrí el valor de la familia, el don de la oración de intercesión de muchas personas que ni siquiera me conocían, descubrí el gran Amor del Señor que me hizo conocer, estando en esta vida, mis faltas y sus consecuencias. De Allí dije: sin ti toda mi vida es un ruido inútil, vuelvo a ti Señor y prometo no volver a decirte que NO, pero solo será posible si me ayudas con la fuerza del Espíritu Santo y si me quitas mi libertad para que no haga nada sin ti. Entonces, aquí estoy, quiero seguir esta misión que me has encomendado, si me necesitas, puedes contar conmigo”. Gracias A Dios, esta respuesta ya no fue asunto personal sino una respuesta del grupo de personas humildes que el Señor quiso reunir en su nombre para su gloria y el bien de los demás.  Creemos en la fuerza de la oración, por eso hacemos nuestra las palabras del diario de santa Faustina, cuando habla de (69) La oración.  A través de la oración el alma se arma para enfrentar cualquier batalla.  En cualquier condición en que se encuentre un alma, debe orar.  Tiene que rezar el alma pura y bella, porque de lo contrario perdería su belleza; tiene que implorar el alma que tiende a la pureza, porque de lo contrario no la alcanzaría; tiene que suplicar el alma recién convertida, porque de lo contrario caería nuevamente; tiene que orar el alma pecadora, sumergida en los pecados, para poder levantarse.  Y no hay alma que no tenga el deber de orar, porque toda gracia fluye por medio de la oración. (DIARIO, La Divina Misericordia en mi alma nº146)


 

Comentarios

    María Eugenia Vivanco Soto

    (20 enero, 2019 - 17:56)

    Esta historia me impacta, y pienso en las personas que han vivido lo mismo pero que han tenido recaídas pero que siempre el Señor ha triunfado en su vida. Algunos han vivido una conversión definitiva sin recaídas.
    Hermano Ephrem, nos puedes contar si tu proceso de conversión fue definitivo sin recaídas o has vivido también momento de pruebas, tentaciones y ataques que te hicieron recaer en lo mismo,
    Si tal fue el caso, ¿cómo el Señor volvió a triunfar en tu vida a pesar de los momentos de ataques y recaídas?
    ¿Cuál es el secreto para no volver a recaer en lo mismo cuando el Señor sana a uno e inicia en un alma un proceso de conversión?
    ¿Y sí una persona ha vivido una experiencia maravillosa así con el Señor, vuelve a caer en lo mismo pero que al final el Señor la vuelve a levantar, ¿hay motivo de poner en duda su encuentro con el Señor?
    Doy gracias a Dios por esta experiencia que deja de manifiesto el Amor Misericordioso que el Señor tiene con nosotros, para su gloria y el bien de nuestros hermanos.

    EPHREM TSHIBAMFUMU

    (26 enero, 2019 - 15:47)

    Me llamo Ephrem, vivo en Madrid/España, coordinador de este humilde grupo de Oración e intercesión de los Testigos de la Divina Misericordia.
    Se puede responder con muchas palabras a estas preguntas, pero la respuesta es una sola:
    La conversión siempre es un proceso, es un caminar, es toda una vida y una escuela de aprendizaje que se ha de vivir solamente de las manos del Señor y bajo la poderosa intercesión de la Santísima Virgen María.
    Estaremos equivocados cuando decimos: “cuando me convertí, desde mi conversión…”, lo correcto, a mi punto de vista sería decir: “desde que empezó el proceso de mi conversión, desde el inicio de mi conversión, etc.” Solo de esta forma entenderemos que cuando empieza nuestra conversión, allí empieza también una nueva etapa, una nueva lucha que nos ha de conducir hasta la eternidad.
    Cuando nos encontramos con el Señor, no significa que no encontraremos dificultades, caídas, tropiezos, pecados, etc. Más bien, el Señor nos ayuda a vivir cada instante de nuestra vida de manera diferente, si nos dejamos guiar por él. Dios nos invita a vivir siempre en su presencia, solo de esa forma que su Misericordia puede triunfar en nuestra vida.
    He vivido momento triste después de mi encuentro con el Señor y desde que empezó el proceso de mi conversión, reconozco haber caído en errores tristes en mi vida. Ante esta situación, sentí que ya no podía recuperar la gracia perdida, la dignidad perdida, pensé que ya no tenía ninguna opción de gozar de la Misericordia del Señor, sentí que traicioné a mi Buen Jesús de la Divina Misericordia, en todo momento miraba mis miserias y mis malos ejemplos, me sentí destrozado y desorientado.
    Pero el amor del Señor siempre triunfa cuando nosotros acudimos al Señor con confianza. Sin seguir mirando mis miserias, errores, pecados que mi hicieron caer en lo peor de mi vida, el Señor me ayudó a sentir en mi alma el dolor de vivir lejos de su amor, y me di cuenta de que cuando el Señor te escoge, nunca te puede abandonar, me faltaba solamente volver a él, pero antes de ese paso, tuve que pensar en lo que me hizo perder la gracia del Señor y descubrí que cuando uno conoce al Señor y empieza su proceso de conversión, es muy importante ser constante en la vida de la oración. Solo la oración con el corazón conduce a más virtudes que necesitamos para vivir en la presencia del Señor.
    ¿Cuál es el secreto de mi vida espiritual actualmente?
    1. No me considero como un hombre seguro: mi seguridad depende del Amor del Señor, no puedo hacer nada sin acudir a él,
    2. Vivo con mucho temor del Nombre del Señor,
    3. Ya no me interesa la dependencia humana,
    4. Intento encontrar al menos un motivo para agradecer al Señor,
    5. Renuncio cada día a satanás con todas sus obras,
    6. Renuncio cada día a mi propia libertad: ya que considero mi libertad como una debilidad,
    7. Entrego todos los días a mi esposa y mis hijas en las manos del Señor,
    8. Pido siempre la gracia de estar protegido en el Sagrado Corazón de Jesús y en el Inmaculado Corazón de la Virgen María,
    9. Intento evitar el protagonismo y procuro ayudar a los demás a través de la oración, para que encuentren la respuesta a sus necesidades,
    10. Procuro vivir con paciencia las dificultades, y acudo al Señor con mucha confianza,
    11. Pido siempre al Señor la gracia de vivir en su presencia y hacer todo en su Nombre,
    12. Aprendo a disculparme y a perdonar,
    13. Miro cada error pasado de mi vida como momento de encuentro con la Misericordia del Señor,
    En efecto, como consejo, diría que: sin mirar nuestras miserias humanas, hemos de saber que mientras estemos pisando esta tierra, siempre estaremos en el camino, en el proceso de nuestra conversión, por eso, para que en este camino crezca la bendición, la paz, la gracia del Señor, hemos de seguir estos consejos de Nuestro Señor Jesucristo a su Servidora Santa María Faustina Kowalska:
    LA ORACIÓN.
    A través de la oración el alma se arma para afrontar cualquier batalla. En cualquier condición en que se encuentre un alma, debe orar.
    1. TIENE QUE REZAR EL ALMA PURA Y BELLA, porque de lo contrario perdería su belleza;
    2. TIENE QUE IMPLORAR EL ALMA QUE TIENDE A LA PUREZA, porque de lo contrario no la alcanzaría;
    3. TIENE QUE SUPLICAR EL ALMA RECIÉN CONVERTIDA, porque de lo contrario caería nuevamente;
    4. TIENE QUE ORAR EL ALMA PECADORA, sumergida en los pecados, para poder levantarse. Y no hay alma que no tenga el deber de orar, porque toda gracia fluye por medio de la oración (Diario 146).
    Para terminar, aprovecho pediros oración por la publicación próxima de mi humilde libro sobre LA ORACIÓN DEL CORAZÓN.
    Hno. EPHREM TSHIBAMFUMU TIABAKWENO

    GLORIA ESTELA SANDI CHINCHI

    (28 enero, 2019 - 19:33)

    Gracias por tu testimonio. Le estoy pidiendo a Dios que mi matrimonio se restaure y cancele todas mis deudas y mi casa. Mi esposo está muy alejado de Dios y yo si asisto en los oficios religiosos le estoy pidiendo a Jesús Misericordioso y la virgen María la conversión mía y la de mi esposo y que ese milagro se me realice descuerdo a su voluntad y que mi casa sea cancelada y restaurada. Gracias Bendiciones.

    Un alma que pide con fe y confianza , estando abierta a la voluntad del Señor, nunca se queda sin recibir el auxilio oportuno. Dios te ama, su Gloria Triunfará en tu familia. Bendiciones.

    Gloria Estela Sandi Chinchilla

    (29 enero, 2019 - 2:58)

    Hola quiero pertenecer al grupo aquí desde mi país Costa Rica.Yo soy devota a Jesús de la Divina Misericordia y he escuchado dentro de mi una voz que me dice que no me preocupe que todo saldrá bien .Y viendo en Internet aparece este grupo de intercesores Dios quiere ayudarme y depositar toda mi confianza en Él. Le estoy pidiendo a Dios la restauración de mi matrimonio y la conversión de mi esposo y la mía.Las deudas nos han separado, las tarjetas lo exterminaron y le dieron.Le estoy pidiendo a Jesús Misericordioso un milagro según su voluntad y que mi matrimonio se restaure ya que vamos a cumplir 20 años de vida matrimonial en unión sacramental.Tengo la Fe puesta en Jesús Misericordioso y sé que me ayudará a salir adelante junto con María Santísima de esta situación. No me quiero separar de mi esposo por eso pido oración por la restauración total del mismo. Gracias por su oración de intercesión .BENDICIONES.

    Isabel Munita

    (29 julio, 2019 - 20:33)

    Siempre Jesús de la Misericordia y su mamá y nuestra, Maria Madre de Misericordia, estan esperando nuestro llamado para correr en nuestra ayuda .
    Ya sea en nuestras caidas o en nuestras necesidades y nunca nos dejan solos
    Además siempre nos tienen como regalito una labor aqui en la tierra para fortalecernos en caridad y al hacer algo bueno por los demás y asi nos están fortaleciendo a nosotros.
    Su obra es perfecta
    Debemos recurrir a Ellos en cualquier circumstacia y no dejarnos abrumar por falsos sentimientos de culpa con los que satanas no quiere que nos acerquemos

    Ana lilia solano

    (28 agosto, 2019 - 17:23)

    Pido por favor pertenecer a este grupo desde florida colombia soy devota del señor de la divina misericordia y quisiera consagrarme el me sano de un cancer y siempre esta con migo en cada dia todos los dias voy ala capilla y hago la coronilla ala divina misericordia

    Letty Jaime

    (23 marzo, 2020 - 12:17)

    Me impacta su testimonio y me ayuda mucho saber que en cada caída está el Señor para darme la mano ……gracias por compartir con nosotros su modo de Vida por que eso traer a frutos al menos para mi Vida espiritual agradezco cada palabra de su testimonio por que es desgarrador pensar en Jesucristo lastimado ,olvidado y la llamada continua del Señor hacia nosotros …que muchas veses hace pensar porque yo Señor habiendo tantos justos buscas a este pecador ….pero el Señor para su Gloria busca lo malo para poco a poco hacernos a su complacencia ..para bien nuestro y de los que nos rodean
    gracias hermano Dios lo bendiga

    Patricia Gómez

    (23 marzo, 2020 - 23:29)

    Buenas tardes hermano Ephrem,muchas gracias por compartir con nosotros su testimonio.Le doy gracias a Dios por habernoslo puesto en nuestro camino y esto me ayudara a seguir más en oración por que Dios ha sido siempre bueno y misericordioso conmigo y con mi familia…Que Dios lo siga bendiciendo

    Erika

    (1 abril, 2020 - 1:38)

    Gracias Senor Jesucristo por tu gran misericordia y amor infinito creo en Ti, Confío en tu divina misericordia por que tu vives en mi. Úsame como un instrumento tuyo para la gloria del Padre, te pido por la conversion de toda mi hermosa familia, te pido que se enamoren de Ti y que siempre pongan sus miradas solo en Ti y en tu Amadísima Madre. Jesús en Ti confío ♥️✝️♥️🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.