Coronilla de la D.Misericordia

 


 (Para rezarla con las cuentas del rosario)

Al comienzo:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, La Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Al comienzo de cada decena (1 vez):

Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.

En cada cuenta de la decena (10 veces):

Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Al terminar (3 veces):

Santo Dios, Santo Fuerte,  Santo Inmortal, ten piedad de  nosotros y del mundo entero.

 


 

CORONILLA MEDITADA

ORACIÓN PARA LA HORA DE LA DIVINA MISERICORDIA 

(PARA LOS DÍAS DE RETIROS) 

INTRODUCCIÓN

La señal de la Cruz. 

† Por la señal de la Santa Cruz, † de nuestros enemigos † líbranos Señor, Dios nuestro. † En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Promesa del Señor: A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá en la vida y especialmente a la hora de la muerte. (Diario 754)

Oh Jesús mío, enséñame a abrir las entrañas de la misericordia y del amor a todos los que me lo pidan.  Oh Jesús, mi Guía, enséñame que todas las plegarias y obras mías tengan impreso el sello de Tu misericordia. (Diario 755)

Padre nuestro

Ave María

Credo

DECENA  nº1: 

MODERADOR 1: Hoy, tráeme a toda la humanidad y especialmente a todos los pecadores, y sumérgelos en el mar de Mi misericordia.  De esta forma Me consolarás de la amarga tristeza [en] que Me sume la pérdida de las almas. (Diario 1210)

MODERADOR 2: Oh Jesús, deseo vivir del momento actual, vivir como si este día fuera el último de mi vida: aprovechar con celo cada momento para la mayor gloria de Dios, disfrutar de cada circunstancia de modo que el alma saque provecho.  Mirar todo desde el punto de vista de que sin la voluntad de Dios no sucede nada. (Diario 1183).

– Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los pecados del mundo entero.  (1x)

– Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (10x)

DECENA nº2:

 MODERADOR 1: Hoy, tráeme a las almas de los sacerdotes y las almas de los religiosos, y sumérgelas en Mi misericordia insondable.  Fueron ellas las que Me dieron fortaleza para soportar Mi amarga Pasión.  A través de ellas, como a través de canales, Mi misericordia fluye hacia la humanidad. (Diario 1212)

MODERADOR 2: + Oh, fuente inagotable de la Divina Misericordia, derrámate sobre nosotros.  Tu bondad no tiene límites.  Consolida, oh Señor, la potencia de Tu misericordia sobre el abismo de mi miseria, porque Tu piedad es sin límites.  Misteriosa e inalcanzable es Tu misericordia, que llena de asombro la mente humana y la angélica. (DIARIO 819)

– Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los pecados del mundo entero.  (1x)

– Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (10x)

DECENA nº3:

MODERADOR 1: Hoy, tráeme a todas las almas devotas y fieles, y sumérgelas en el mar de Mi misericordia.  Estas almas Me consolaron a lo largo del Vía Crucis.  Fueron una gota de consuelo en medio de un mar de amargura. (Diario 1214)

MODERADOR 2: (166) Oh Jesús mío, mi fuerza y mi única esperanza, solamente en Ti toda mi esperanza.  Mi confianza no se verá defraudada. (DIARIO 746)

– Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los pecados del mundo entero.  (1x)

– Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (10x)

DECENA nº4:

MODERADOR 1: Hoy, tráeme a los paganos y aquellos que todavía no Me conocen. 

También pensaba en ellos durante Mi amarga Pasión y su futuro celo consoló Mi Corazón.  Sumérgelos en el mar de Mi misericordia. (Diario 1216)

MODERADOR 2: Oh Jesús mío, Tu bondad supera toda inteligencia y nadie agotará Tu misericordia.  Perdición para (88) el alma que quiere perderse, porque para quien desea salvarse, para él es el mar inagotable de misericordia del Señor; ¿cómo puede un recipiente pequeño contener en si un mar insondable? (DIAIRIO 631)

– Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los pecados del mundo entero.  (1x)

– Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (10x)

DECENA Nº5:

MODERADOR 1: Hoy, tráeme a las almas mansas y humildes y a las almas de los niños pequeños, y sumérgelas en Mi misericordia.  Éstas son las almas más semejantes a Mi Corazón.  Ellas Me fortalecieron durante Mi amarga agonía.  Las veía como ángeles terrestres que velarían al pie de Mis altares.  Sobre ellas derramo torrentes enteros de gracias.  Solamente el alma humilde es capaz de recibir Mi gracia; concedo Mi confianza a las almas humildes. (Diario 1220)

MODERADOR 2: Oh Dios de insondable misericordia, abraza el mundo entero y derrámate sobre nosotros a través del piadoso Corazón de Jesús. (DIARIO 1183)

– Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los pecados del mundo entero.  (1x)

– Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (10x)

MODERADOR 2: – Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3x)  

ORACIÓN FINAL

Oh Jesús que, siendo Dios, te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio. Concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de ti en el cielo. Amén.

Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como Fuente de

Misericordia para nosotros, en Ti confío. (Diario 84) 

CONCLUSIÓN

MODERADOR 1: Todos, nos ponemos de pie para hacer el Acto de confiar el mundo a la Divina Misericordia con la oración de San Juan Pablo II:

Dios, Padre Misericordioso, que has revelado tu amor en tu Hijo Jesucristo y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo, Consolador, te encomendamos hoy el destino del Mundo, de nuestra patria y de todo hombre. Inclínate hacia nosotros, pecadores; sana nuestra debilidad; derrota todo mal; haz que todos los habitantes de la tierra experimenten tu misericordia, para que, en ti, Dios uno y trino, encuentren siempre la fuente de esperanza.

Padre eterno, por la dolorosa pasión y gloriosa Resurrección de tu Hijo, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén.

SEÑAL DE LA CRUZ +. AMÉN