Hora de la Divina Misericordia: 3:00 p.m., Lunes, 23 de enero de 2023

Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Lunes, 23 de enero de 2023

1. Reflexión:

«He rogado a Dios que me conceda la gracia de que mi naturaleza sea fuerte y resistente a las influencias que a veces quieren distraerme del espíritu de la regla y de las pequeñas normas, ya que éstas son como pequeñas polillas que quieren destruir en nosotros la vida interior y sin duda la destruirán,

si el alma es consciente de estas pequeñas transgresiones y a pesar de eso, las toma a la ligera como cosas de poco importancia» (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 306).

2. Súplicas:

  • Pedir la gracia de llevar la vida espiritual con sinceridad y seriedad,
  • Pedir la gracia de vivir con fidelidad todos los pequeños detalles de nuestra vida espiritual,
  • Orar por los enemigos de la paz,
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales.

 3. Propósito del día:

Dejarme sostener por la gracia del Señor.

4. Oración final: 

Oh Santísima Trinidad, confío en Tu infinita misericordia.  Oh Dios Tú Eres mi Padre, entonces yo, hijo tuyo (hija tuya), tengo todo el derecho sobre Tu Corazón Divino y cuanto más grandes son las tinieblas, tanto más plena debe ser mi confianza. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! 

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Elije el santo patrono del año: https://www.santafaustina.es/patrones/ 

 

 

Testigos de la Divina Misericordia Autor

En nuestro grupo, tenemos la devoción a Jesús de la Divina Misericordia y veneramos a la santísima Virgen María (Reina de la paz). Ante la mirada de nuestro Dios y para el bien de los demás, nos reunimos como un grupo de oración e intercesión, porque, nos inspiramos del pasaje de Mc. 2, 1-12 (curación de un paralítico). En todo, buscamos la gloria de Dios y bien de las almas. Formamos a los hermanos del mundo entero a la Consagración a la Divina Misericordia. Las puertas de nuestra familia están abiertas a quien siente la llamada a servir al Señor como Testigo de la Divina Misericordia y militante por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María.