Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Jueves, 30 de marzo de 2023

 

1. Reflexión

… Hija Mía amadísima, delicia de Mi corazón, tu conversación Me es más querida y más agradable que el canto de los ángeles.  Todos los tesoros de Mi Corazón están abiertos para ti. 

Toma de este Corazón todo lo que necesites para ti y para el mundo entero.  Por tu amor retiro los justos castigos que la humanidad se ha merecido. Un solo acto de amor puro hacia mi, Me es más agradable que miles de himnos de almas imperfectas.  Un solo suspiro de amor Me recompensa de tantos insultos con los cuales Me alimentan los impíos.  Tu más pequeña acción, es decir, un acto de virtud adquiere a Mis ojos un valor inmenso y es por el gran amor que tienes por Mi.  En un alma que vive exclusivamente de Mi amor, Yo reino como en el cielo.  Mi ojo vela sobre ella día y noche y encuentro en ella Mi complacencia y Mi oído está atento a (98) las súplicas y el murmullo de su corazón y muchas veces anticipo sus ruegos. Oh niña amada por Mi particularmente, pupila de Mi ojo, descansa un momento junto a Mi Corazón y saborea aquel amor del cual te regocijarás durante toda la eternidad.

Pero, hija, aún no estás en la patria; así pues, ve fortalecida con Mi gracia y lucha por Mi reino en las almas humanas y lucha como una hija real y recuerda que pronto pasarán los días del destierro y con ellos la oportunidad de adquirir méritos para el cielo.  Espero de ti, hija Mía, un gran número de almas que glorifiquen Mi misericordia durante toda la eternidad.  Hija Mía, para que respondas dignamente a Mi llamada, recíbeme cada día en la Santa Comunión – ella te dará fuerza… (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 1489).

2. Súplicas:

  • Pidamos la gracia de confesar nuestros pecados con sinceridad
  • Oremos por aquellos que no creen en el perdón de los pecados.
  • Pidamos la gracia de renunciar a nuestra soberbia.
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales.

3. Propósitos del día:

  Reflexionar sobre el cumplimiento de los mandamientos en mi vida.  

4. Oración Final:

Oh Dios misericordioso que no nos desprecias sino que continuamente nos colmas de Tus gracias, nos haces dignos de Tu reino y en Tu bondad llenas con los hombres los lugares abandonados por los ángeles ingratos. Oh Dios de gran misericordia que has apartado Tu santa vista de los ángeles rebeldes dirigiéndola al hombre arrepentido (10), sea honor y gloria a Tu misericordia insondable, oh Dios que no desprecias al corazón humilde. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario, 1339).

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Colabora si puedes

[code_snippet id=12]