Hora de la Divina Misericordia: 3:00 p.m., Jueves, 26 de enero de 2023

Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Jueves, 26 de enero de 2023

1. Reflexión:

«(95) Mi corazón es la morada estable de Jesús. Además de Jesús nadie tiene acceso a él.  De Jesús recojo fuerzas para luchar contra todas las dificultades y contrariedades.

Deseo transformarme en Jesús para poder dedicarme perfectamente a las almas.  Sin Jesús no me acercaría a las almas, porque sé lo que soy yo por mi misma.  Absorbo a Dios en mí, para entregarlo a las almas» (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 193).

2. Súplicas:

  • Pedir la gracia de reconocer que sin Jesús en nuestra vida no podemos hacer nada,
  • Pedir la gracia de ser conscientes de nuestras miserias y dejarnos sostener por la fuerza del Señor,
  • Orar por los que no creen ni aman al Señor, para que se dejen tocar por su misericordia,
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales.

 3. Propósito del día:

Hacer de mi corazón una morada estable para el Rey de Misericordia.

4. Oración final: 

Oh Jesús, que pocas son las almas que Te entienden en Tu martirio de amor. Oh, que grande es el fuego del amor purísimo que arde en Tu Sacratísimo Corazón.  Feliz el alma que ha entendido el amor del Corazón de Jesús.

Mi mayor deseo es que las almas Te conozcan, que sepan que eres su eterna felicidad, que crean en Tu bondad y que alaben Tu infinita misericordia. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (Diario 304-305).

 

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Elije el santo patrono del año: https://www.santafaustina.es/patrones/

 

 

Testigos de la Divina Misericordia Autor

En nuestro grupo, tenemos la devoción a Jesús de la Divina Misericordia y veneramos a la santísima Virgen María (Reina de la paz). Ante la mirada de nuestro Dios y para el bien de los demás, nos reunimos como un grupo de oración e intercesión, porque, nos inspiramos del pasaje de Mc. 2, 1-12 (curación de un paralítico). En todo, buscamos la gloria de Dios y bien de las almas. Formamos a los hermanos del mundo entero a la Consagración a la Divina Misericordia. Las puertas de nuestra familia están abiertas a quien siente la llamada a servir al Señor como Testigo de la Divina Misericordia y militante por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María.