Orar con el Diario de Santa Faustina

Sábado, 22 de abril de 2023

Tema del día: EL REY DE MISERICORDIA NUNCA NOS ABANDONA, NO RENUNCIA A SU BONDAD INFINITA Y NOS PROTEJE SIEMPRE DE LAS MENTIRÁS DEL MALIGNO

ORACIÓN INICIAL


ORACIÓN AL ESPIRITU SANTO (Cardenal Verdier)

Oh Espíritu Santo,
Amor del Padre, y del Hijo,


Inspírame siempre
lo que debo pensar,
lo que debo decir,
cómo debo decirlo,
lo que debo callar,
cómo debo actuar,
lo que debo hacer,
para gloria de Dios,
bien de las almas
y mi propia Santificación.
Espíritu Santo,
Dame agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y eficacia para hablar.
Dame acierto al empezar
dirección al progresar
y perfección al acabar.
Amén.

LECTURA

«(39) 30 XI [1937]. Una noche, mientras subía por la escalera, de repente me invadió un extraño tedio de todo lo divino. Entonces oí a Satanás que me decía: No pienses nada de la obra, Dios no es tan misericordioso como tú dices. No reces por los pecadores, porque ellos serán condenados a pesar de todo y por esta obra de misericordia tú misma te expones a ser condenada. De esta misericordia de Dios no hables nunca con el confesor y especialmente con los Padres Sopocko y Andrasz. En ese momento la voz tomó el aspecto del Ángel Custodio. Entonces contesté:  Sé quién eres, el padre de la mentira [364]. Hice la señal de la santa cruz y aquel ángel desapareció con gran estrépito y rabia.

Hoy, el Señor me ha dado a conocer interiormente que no me abandonará. Me ha dado a conocer su Majestad y su santidad y al mismo tiempo su amor y su misericordia hacia mí y un más profundo conocimiento de mi miseria; sin embargo, esta gran miseria mía no me priva de la confianza, sino al contrario, en la medida en que conozco mi miseria fortalece (40) mi confianza en la Divina Misericordia. He comprendido que todo depende del Señor, sé que nadie me tocará ni siquiera un pelo sin su voluntad» (Diario, 1405-1406).

(Después de la lectura, observar unos cinco minutos de silencio orante: para que este mensaje entre en nosotros e ilumine nuestra vida. En este silencio, cada uno de nosotros ha de situarse en el relato que hemos escuchado y reflexionar personalmente, sentir y gustar lo que el Señor te quiere comunicar a ti en este momento para ayudarte en la meditación y en la oración). Preguntarte: ¿Qué me quiere decir el Señor hoy, a mí, personalmente? (Silencio).

A continuación, compartir en grupo, en familia o meditar personalmente.

 

3. PREGUNTAS DE REFLEXIÓN

  • ¿Por qué me cuesta confesar que el Rey de Misericordia nunca nos abandona y siempre nos protege?
  • ¿Qué nos hace pensar que el Rey de Misericordia es un Dios lejano?
  • ¿Por qué me suelo llevar por el miedo?

4. CONSEJOS DE VIDA

  • En la vida, a veces nos sentimos abandonados por el Señor, porque no Lo conocemos. Y no confiamos en sus promesas. Hoy estamos invitados a reconocer que, Jesús dejo el Trono de los Cielo y bajo a la tierra por cada uno de nosotros y nos ama con un amor eterno. Jesús vivió en medio de nosotros, en su vida pública haciendo el bien, porque nos ama inmensamente. Con ese mismo amor, Él se entregó por cada uno de nosotros, para que tengamos vida y una vida en abundancia.
  • Cuando empezamos a escuchar un susurro diciendo que Dios no nos ama o es un Dios lejano, debemos actuar como Santa Faustina: Mirar hacia el Cielo y recordar el poder de la señal de la Cruz en la vida de los hijos de Dios. Ante cualquier amenaza del maligno, estamos invitados a mirar con amor y confianza hacia el Cielo, para que podamos recibir un auxilio oportuno.
  • El miedo nunca viene de Dios, es negativo en la vida de un alma que quiere tender hacia la perfección. El miedo es arma del maligno para atormentar nuestras almas. Nos dejamos llevar por el miedo, porque no conocemos suficientemente a nuestro Dios. El Nombre de Jesús tiene poder. Ante cualquier circunstancia, estamos invitados a invocar su santo Nombre con fe y confianza. Para que no estemos dominados por el miedo, debemos renunciar al pecado, solo así, nuestra amistad con el Rey de Misericordia será sincera. Él nos defenderá siempre.

5. PROPÓSITO DE HOY

COMPARTIR EN GRUPO, EN FAMILIA O MEDITAR PERSONALMENTE (Reflexionar personalmente, sentir y gustar lo que el Señor te comunica a ti en este momento para ayudarte en la meditación y en la oración.) (SILENCIO) En el silencio del corazón, meditemos las frases o palabras que nos han llamado la atención de manera personal, y descubramos con la luz del Espíritu Santo: ¿Por qué esa palabra o frase me ha tocado a mí? ¿Qué me quiere decir el Señor hoy, a mí, personalmente?

5) PRECES y ACCIÓN DE GRACIAS (INTENCIONES LIBRES)

  • Pidamos la gracia de confesar la autoridad del Rey de Misericordia y permitir que nuestra vida dependa solamente de su gracia,
  • Oremos por los que se dejan engañar por el maligno y que siguen sus pasos,
  • Por las intenciones de la Virgen María.
  • Por las almas del purgatorio.
  • Por nuestra humanidad doliente y por nuestras intenciones personales.
  • Padre Nuestro
  • Ave
  • Gloria

6. ORACIÓN FINAL:

Oh Espíritu de Dios, Espíritu de verdad y de luz, Vive en mi alma constantemente con Tu gracia divina. Que Tu soplo disipe las tinieblas, Y que las buenas obras se multipliquen en tu luz. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y únicamente espero en Ti. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario, 1411).

Libro recomendado: Disponible aquí.

Colabora si puedes

 

[code_snippet id=12]