Hora de la Divina Misericordia: 3:00 p.m., Jueves, 24 de noviembre 2022

Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Jueves, 24 de noviembre de 2022.

 

1. Reflexión:   

A pesar de estar enferma decidí hacer hoy, como de costumbre, la Hora Santa. En esta hora vi a Jesús flagelado junto a la columna.  Durante este terrible tormento Jesús rezaba y un momento después me dijo:  Son pocas las almas que contemplan Mi Pasión con verdadero sentimiento; a las almas que meditan devotamente Mi Pasión, les concedo el mayor número de gracias. (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 737). 

2. Súplicas:

  • Pidamos la gracia de acercarnos al Rey de Misericordia con una devoción sincera.
  • Oremos por los paganos y por los enemigos de la paz.
  • Pidamos al Señor que tenga piedad de nuestra humanidad doliente y por el fin de la propagación de COVID-19 en el mundo entero.
  • Por nuestras intenciones personales.

Oración: 

Oh Salvador del mundo, me uno a Tu misericordia.  Oh Jesús mío, uno todos mis sufrimientos a los Tuyos y los deposito en el tesoro de la Iglesia para el provecho de las almas.  Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén.

3. Propósito del día:

Hacer una hora de la meditación de la Pasión de Cristo. Ponte en contacto con nosotros y pide la meditación de una hora de la Pasión de Cristo en audio o en escrito.

 

close
Suscríbete

Grupo católico de oración e intercesión

Escuela de la Divina Misericordia

Confirma tu suscripción a las reflexiones para la hora de la Divina Misericordia: 3:00 P.M.

Si tienes alguna pregunta, nos puedes contactar por email: refugiosegurodm@gmail.com

Testigos de la Divina Misericordia Autor

En nuestro grupo, tenemos la devoción a Jesús de la Divina Misericordia y veneramos a la santísima Virgen María (Reina de la paz). Ante la mirada de nuestro Dios y para el bien de los demás, nos reunimos como un grupo de oración e intercesión, porque, nos inspiramos del pasaje de Mc. 2, 1-12 (curación de un paralítico). En todo, buscamos la gloria de Dios y bien de las almas. Formamos a los hermanos del mundo entero a la Consagración a la Divina Misericordia. Las puertas de nuestra familia están abiertas a quien siente la llamada a servir al Señor como Testigo de la Divina Misericordia y militante por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María.