Hora de la Divina Misericordia: 3:00 p.m., Domingo, 08 de enero de 2023

Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Domingo, 08 de enero de 2023

1. Reflexión:

«2 I [1937]. El nombre de Jesús.  Oh, qué grande es Tu nombre, oh Señor, es la fortaleza de mi alma.  Cuando las fuerzas faltan y las tinieblas se agolpan en el alma, entonces Tu nombre es el sol cuyos rayos iluminan, pero también calientan y el alma bajo su influencia se vuelve bella e irradia el resplandor de Tu nombre.

Cuando oigo el dulcísimo nombre de Jesús, mi corazón late con más fuerza y hay momentos en que oyendo el nombre de Jesús, caigo desvanecida.  Mi espíritu se lanza hacia Él” (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 863).

2. Súplicas:

  • Pedir la gracia de dejarnos amar por nuestro Señor Jesucristo,
  • Pedir la gracia glorificar al Señor con nuestra vida,
  • Orar por los enemigos de la paz y por los que conocen el valor del amor puro,
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales.

 3. Propósito del día:

Acudir al Santísimo para consolar el Corazón herido del Rey de Misericordia. 

4. Oración final: 

¡Oh Jesús de la misericordia! Abraza al mundo entero y estréchame a Tu Corazón … Permite a mi alma, oh Señor, descansar en el mar de Tu misericordia insondable. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO!  (cf. Diario 859).

 

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Elije el santo patrono del año: https://www.santafaustina.es/patrones/ 

 

 
close
Suscríbete

Grupo católico de oración e intercesión

Escuela de la Divina Misericordia

Confirma tu suscripción a las reflexiones para la hora de la Divina Misericordia: 3:00 P.M.

Si tienes alguna pregunta, nos puedes contactar por email: refugiosegurodm@gmail.com

Testigos de la Divina Misericordia Autor

En nuestro grupo, tenemos la devoción a Jesús de la Divina Misericordia y veneramos a la santísima Virgen María (Reina de la paz). Ante la mirada de nuestro Dios y para el bien de los demás, nos reunimos como un grupo de oración e intercesión, porque, nos inspiramos del pasaje de Mc. 2, 1-12 (curación de un paralítico). En todo, buscamos la gloria de Dios y bien de las almas. Formamos a los hermanos del mundo entero a la Consagración a la Divina Misericordia. Las puertas de nuestra familia están abiertas a quien siente la llamada a servir al Señor como Testigo de la Divina Misericordia y militante por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María.