Llamados a  una sincera «infancia del espíritu».