Orar con el Diario de Santa Faustina

Sábado, 09 de diciembre de 2023

TEMA:

Aunque el mundo nos condena, el Rey de Misericordia siempre nos espera con ternura y nunca se enfada cuando tomamos la decisión de volver a Él

1. ORACIÓN INICIAL

ORACIÓN AL ESPIRITU SANTO (Cardenal Verdier)

 

2. LECTURA

22 XI [1936]. Hoy, durante la confesión, Jesús me habló por la boca de cierto sacerdote.  Aquel sacerdote no conocía mi alma y me acusé solamente de los pecados; sin embargo, él me dijo estas palabras:  cumple fielmente todo lo que Jesús exige de ti, a pesar de las dificultades. Has de saber que, aunque los hombres se molestan contigo, Jesús no se cansa y nunca se enfadará contra ti. No hagas caso de ninguna consideración humana. En el primer momento esta enseñanza me extrañó; comprendí que el Señor habló a través de él, mientras él se dio poca cuenta de eso. Oh sagrado Misterio, qué grandes tesoros contienes. Oh fe santa, indicadora de mi camino (Santa María Faustina Kowalska, Diario, La Divina Misericordia en mi alma, Diario Diario, Diario 763).

(Después de la lectura, observar unos cinco minutos de silencio orante: para que este mensaje entre en nosotros e ilumine nuestra vida. En este silencio, cada uno de nosotros ha de situarse en el relato que hemos escuchado y reflexionar personalmente, sentir y gustar lo que el Señor te quiere comunicar a ti en este momento para ayudarte en la meditación y en la oración). Preguntarte: ¿Qué me quiere decir el Señor hoy, a mí, personalmente? (Silencio).

A continuación, compartir en grupo, en familia o meditar personalmente.

 

3. PREGUNTAS DE REFLEXIÓN

  • ¿Con qué actitud suelo acudir a la confesión?
  • ¿Por qué muchas veces solemos decir: ese sacerdote no me ha entendido muy bien en mi confesión?
  • ¿Por qué muchas veces me dejo desanimar por las críticas de los hombres?

4. CONSEJOS DE VIDA

  • En la confesión el alma se encuentra con la Misericordia del Señor. Es Jesús mismo quien nos espera para darnos un abrazo amoroso y ayudarnos para que podamos restaurar la dignidad perdida, nos da consuelo y nos concede su perdón. Jesús nos dice: “Cuando te acercas a la confesión debes saber que Yo Mismo te espero en el confesionario” (1602).
  • Es normal que el sacerdote no nos entienda ni nos ayude como se debía durante nuestra confesión, si nuestra preparación previa a la confesión no ha sido buena. Es decir, antes de acudir a la confesión es muy importante orar por el sacerdote que nos va a confesar.

PREGUNTA ESPECIAL: ¿Alguna vez has rezado por tu confesor antes de acudir a la confesión? Si nunca lo has hecho, recuerda que es muy importante orar por el confesor.

DECISIÓN DEL DÍA DE HOY

Voy a acudir a la confesión, quiero prepararme bien antes de la confesión, y voy a rezar también con el corazón por todos los confesores, dejándome guiar por la experiencia de Santa Faustina. Ella nos dice: «Comprendí que tengo que rezar mucho por cada confesor para que el Espíritu Santo los ilumine, porque cuando me acerco al confesionario sin rezar antes ardientemente, el confesor me comprende poco» (Diario, 647).

  • Muchas veces, nos desanimamos cuando nos critican, pero hemos de saber que Jesús nunca nos critica. Si los hombres se burlaron de Él siendo Dios después de todo el bien que hizo, ¿por qué me tengo que molestar cuando los hombres me critican, sabiendo que el Rey de Misericordia siempre me espera con ternura? Hoy es el día para acudir a la confesión con sinceridad y confianza en el Señor, sobre todo reconociendo que el sacerdote es instrumento de gracia del Señor y que antes de acudir a la confesión tengo que orar ardientemente por él para que esté siempre iluminado por el Espíritu Santo y me ayude a vivir una verdadera infancia espiritual.

Propósitos de hoy:

  • Hacer un acto de fe y confianza en el Señor.
  • Acudir a la confesión con un corazón abierto.

COMPARTIR EN GRUPO, EN FAMILIA O MEDITAR PERSONALMENTE (Reflexionar personalmente, sentir y gustar lo que el Señor te comunica a ti en este momento para ayudarte en la meditación y en la oración.) (SILENCIO) En el silencio del corazón, meditemos las frases o palabras que nos han llamado la atención de manera personal, y descubramos con la luz del Espíritu Santo: ¿Por qué esa palabra o frase me ha tocado a mí? ¿Qué me quiere decir el Señor hoy, a mí, personalmente?

5) PRECES y ACCIÓN DE GRACIAS (INTENCIONES LIBRES)

  • Pidamos al Señor que aumente nuestra fe y nos ayude a ser obedientes a su voluntad.
  • Pidamos la gracia de acudir a la confesión con convicción de ser perdonados y de recibir la Misericordia del Señor.
  • Oremos por los que no creen en el poder sanador de la confesión.
  • Oremos por los matrimonios en crisis y por las familias divididas.
  • Por las intenciones de la Virgen María.
  • Por las almas del purgatorio.
  • Por nuestra humanidad doliente y por nuestras intenciones personales.

 

  • Padre Nuestro
  • Ave
  • Gloria

6. ORACIÓN FINAL:

Te saludo, Trono de la misericordia, Cordero de Dios, que has ofrecido la vida por mí. Ante el cual mi alma se humilla cada día, viviendo en una fe profunda. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario 1321).

NOTICIA DE INTERÉS: https://grupodeoracioneintercesion.com/programa-anual-2024-escuela-de-la-divina-misericordia/

 

 

___________________________

TESTIGOS DE LA DIVINA MISERICORDIA

Escuela de la Divina Misericordia
Madrid/España

Suscríbete para recibir estas reflexiones diarias a tu email

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Artículos devocionales