Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Viernes, 23 de febrero de 2024

1. Reflexión

(82) Dialogo entre Dios misericordioso y el alma desesperada.

– Jesús:  Oh alma sumergida en las tinieblas, no te desesperes, todavía no todo está perdido, habla con tu Dios que es el Amor y la Misericordia Misma.  Pero, desgraciadamente, el alma permanece sorda ante la llamada de Dios y se sumerge en las tinieblas aún mayores.

– Jesús vuelve a llamar:  Alma, escucha la voz de tu Padre misericordioso.

En el alma se despierta la respuesta:  Para mi ya no hay misericordia.  Y cae en las tinieblas aún más densas, en una especie de desesperación que le da la anticipada sensación del infierno y la hace completamente incapaz de acercarse a Dios.

Jesús habla al alma por tercera vez, pero el alma está sorda y ciego, empieza a afirmarse en la dureza y la desesperación.  Entonces empiezan en cierto modo a esforzarse las entrañas de la misericordia de Dios y sin ninguna cooperación de parte del alma, Dios le da su gracia definitiva.  Si la desprecia, Dios la deja ya en el estado en que ella quiere permanecer por la eternidad.  Esta gracia sale del Corazón misericordioso de Jesús y alcanza al alma con su luz y el alma empieza a comprender (83) el esfuerzo de Dios, pero la conversión depende de ella.  Ella sabe que esta gracia es la última para ella y si muestra un solo destello de buena voluntad aunque sea el más pequeño, la misericordia de Dios realizará el resto.

-[Jesús]:  Aquí actúa la omnipotencia de Mi misericordia, feliz el alma que aproveche esta gracia.

– Jesús:  Con cuánta alegría se llena Mi Corazón cuando vuelves a Mi.  Te veo muy débil, por lo tanto te tomo en Mis propios brazos y te llevo a casa de Mi Padre.

– El alma como si se despertara:  ¿Es posible que haya todavía misericordia para mi? Pregunta llena de temor.

– Jesús:  Precisamente tú, niña Mía, tienes el derecho exclusivo a Mi misericordia.  Permite a Mi misericordia actuar en ti, en tu pobre alma; deja entrar en tu alma los rayos de la gracia, ellos introducirá luz, calor y vida (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 1486).

2. Súplicas:

  • Pidamos la gracia de acoger humildemente la misericordia del Señor.
  • Oremos por los presos, los enfermos y los agonizantes.
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales

3. Propósitos del día:

Encontrar mi descanso en el Sagrado Corazón de Jesús.     

4. Oración Final:

Oh Señor, ahora veo toda mi ingratitud y Tu bondad.  Tú me perseguías con Tu gracia y yo frustraba todos Tus esfuerzos; veo que he merecido el fondo mismo del infierno por haber malgastado Tus gracias. Pero por tu bondad, me das la oportunidad de gozar de tu misericordia. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario, 1486).

LIBRO RECOMENDADO EN CUARESMA, DISPONIBLE EN LA TIENDA ONLINE REY DE MISERICORDIA: https://tiendareydemisericordia.com/producto/via-crucis-con-el-diario-de-santa-faustina/

 

PRÓXIMA ESCUELA DE LA DIVINA MISERICORDIA: https://grupodeoracioneintercesion.com/programa-anual-2024-escuela-de-la-divina-misericordia/

 

 

___________________________

TESTIGOS DE LA DIVINA MISERICORDIA

Escuela de la Divina Misericordia
Madrid/España

Suscríbete para recibir estas reflexiones diarias a tu email

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Artículos devocionales