Hora de la Divina Misericordia: 3:00 p.m., domingo, 19 de marzo de 2023

Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Domingo, 19 de marzo de 2023

1. Reflexión

Hoy escuché estas palabras: En el Antiguo Testamento enviaba a los profetas con truenos a Mi pueblo.  Hoy te envío a ti a toda la humanidad con Mi misericordia. No quiero castigar a la humanidad doliente, sino que deseo sanarla, abrazarla a Mi Corazón misericordioso.

Hago uso de los castigos cuando Me obligan a ello; Mi mano resiste a tomar la espada de la justicia. Antes del día de la justicia envío el día de la misericordia. Contesté: Oh Jesús mío, Tu Mismo habla a las almas, porque mis palabras no valen nada (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario 1588).

2. Súplicas:

  • Pidamos la gracia de sanar nuestras heridas y nuestras enfermedades del cuerpo y del alma.
  • Oremos por los sacerdotes y por el consuelo de ambos corazones heridos y por las intenciones de la virgen María.
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales

3. Propósitos del día:

 Dar testimonio de la Misericordia del Señor en mi vida.  

4. Oración Final:

Oh Jesús mío, Tu Mismo pon las palabras en mi boca para que pueda adorarte dignamente. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amen ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario 1605).

 

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Colabora si puedes

 

 

Testigos de la Divina Misericordia Autor

En nuestro grupo, tenemos la devoción a Jesús de la Divina Misericordia y veneramos a la santísima Virgen María (Reina de la paz). Ante la mirada de nuestro Dios y para el bien de los demás, nos reunimos como un grupo de oración e intercesión, porque, nos inspiramos del pasaje de Mc. 2, 1-12 (curación de un paralítico). En todo, buscamos la gloria de Dios y bien de las almas. Formamos a los hermanos del mundo entero a la Consagración a la Divina Misericordia. Las puertas de nuestra familia están abiertas a quien siente la llamada a servir al Señor como Testigo de la Divina Misericordia y militante por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María.