Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

1. Reflexión

1075 A las almas que propagan la devoción a Mi misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa [protege] a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino (21) Salvador misericordioso. 

En esta última hora el alma no tiene nada en su defensa fuera de Mi misericordia.  Feliz el alma que durante la vida se ha sumergido en la Fuente de la Misericordia, porque no la alcanzará la justicia.

Escribe: Todo lo que existe está encerrado en las entrañas de Mi misericordia más profundamente que un niño en el seno de la madre.  Cuán dolosamente Me hiere la desconfianza en Mi bondad.  Los pecados de desconfianza son los que Me hieren más penosamente. (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 1075 y 1076).

2. Súplicas:

  • Pidamos la gracia de ser verdaderos testigos de la Misericordia del Señor.
  • Oremos por los matrimonios en crisis y por los enemigos de la paz.
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales

3. Propósitos del día:

Abandonarme confiadamente en las manos del Señor.     

4. Oración Final:

Oh Jesús, protégeme con Tu misericordia y júzgame también con benevolencia, porque de otro modo Tu justicia me puede condenar, con buena razón. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario, 1093).

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Colabora si puedes 

[code_snippet id=12]