Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Domingo, 22 de octubre de 2023

1. Reflexión:

… ahora te diré lo más importante para ti: una sinceridad sin límites con tu director espiritual; si no aprovechas esta gracia según (138) mis indicaciones, te la quitaré y entonces te quedarás sola contigo misma y volverán a ti todas las tribulaciones que conoces.  No Me agrada que desaprovechas la oportunidad cuando puedes encontrarlo y hablar con él.  Has de saber que es Mi enorme gracia si Yo doy a un alma el director espiritual.  Muchas almas Me lo piden y no a todas les concedo esta gracia.  En el momento en que te lo he dado como director espiritual, le he dotado de una nueva luz para que pueda conocer y comprender fácilmente tu alma… (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 1561).

2. Súplicas:

  • Pedir la gracia de tener un director espiritual,
  • Pedir la gracia de comunicarme con sinceridad con el director espiritual,
  • Orar por las intenciones del director espiritual que el Señor nos ha dado,
  • Pedir perdón al Señor por las veces que critico a los sacerdotes en lugar de orar por ellos,
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales.

 3. Propósito del día:

Acudir a la dirección espiritual para aplicar los consejos del Rey de Misericordia (llamar a tu director espiritual por teléfono).

4. Oración final: 

¡Oh Jesús Misericordioso, tú que tuviste en la tierra un discípulo predilecto por el cual tu Corazón Divino ardía con un amor especial, acuérdate que yo también tengo una persona particularmente querida y amada. Por el afecto que tuviste hacia S. Juan y hacia María Madre del Amor Hermoso, y por tu infinita Misericordia, guía a esta persona amada a un conocimiento mejor de ti y a que ame ardientemente tu Corazón Misericordioso; consérvala durante toda la vida en gracia y en salud; bendícela, ilumínala en sus proyectos y en sus decisiones con el f n de que este ser querido y yo seamos siempre fieles el uno al otro y participemos juntamente en las alegrías y en las penas, en el amor y la amistad. Que siempre tengamos una confianza sin límites en tu Infinita Misericordia y la propaguemos y alabemos en la tierra y en la Eternidad. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO!

 

 

___________________________

TESTIGOS DE LA DIVINA MISERICORDIA

Escuela de la Divina Misericordia
Madrid/España

Suscríbete para recibir estas reflexiones diarias a tu email

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.

Artículos devocionales