Reflexiones diarias, súplicas y oraciones

Domingo, 19 de febrero de 2023

1. Reflexión:

«Un día, vino a verme cierta hermana y me pidió orar y me dijo que no podía resistir más si [la situación] continuaba así más tiempo. ¡Rece, hermana! Le contesté que lo haría; empecé una novena a la divina Misericordia, supe que Dios le concedería la gracia, pero ella al recibirla, otra vez estaría descontenta.

No obstante yo continuaba rezando tal y como ella me había pedido. Al día siguiente vino la misma hermana; apenas empezó la conversación y se puso a hablar de lo mismo, le dije: Usted sabe, hermana, que en la oración no debemos obligar a Dios que no dé lo que queremos nosotros, sino que, más bien, debemos someternos a su santa voluntad. (118) Pero a ella le parecía que lo que pedía era indispensable.  Al final de la novena, vino nuevamente aquella hermana y me dijo: Ah, hermana, Jesús me ha concedido esta gracia, pero ahora pienso de otro modo. Rece, hermana, para que otra vez sea de modo diferente.  Le contesté: Si, rezaré para que en usted hermana, se cumpla la voluntad de Dios y no lo que usted desee…» (Santa María Faustina Kowalska, La divina Misericordia en mi alma, Diario, 1525).

2. Súplicas:

  • Pedir la gracia de ser obedientes a la voluntad del Señor,
  • Orar por los que sufren pero que no conocen el amor del Señor,
  • Orar por el triunfo de la Divina Misericordia en el mundo entero,
  • Por nuestra humanidad doliente,
  • Por las almas del Purgatorio,
  • Por las intenciones de la Virgen María,
  • Por nuestra Santa Iglesia Católica,
  • Por nuestras intenciones personales.

 3. Propósito del día:

Ser obediente a la voluntad del Señor.

4. Oración final: 

Oh Jesús, mantenme en el santo temor para que no malgaste las gracias.  Ayúdame a ser fiel a las inspiraciones del Espíritu Santo, permite, más bien, que mi corazón estalle de amor hacia Ti, antes de que descuide un solo acto de este amor. Oh Mi Buen Jesús Misericordioso, Rey de Misericordia, confío en Ti y solo en Ti espero. Amén. ¡JESÚS, EN TI CONFÍO! (cf. Diario 1557)

Libro correspondiente a estas reflexiones: Disponible aquí.