Evangelio del día con Santa Faustina

20/11/2022 – Domingo. Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.

«Antes de venir como el Juez Justo, vengo como el Rey de Misericordia»

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 23, 35-43

En aquel tiempo, los magistrados hacían muecas a Jesús, diciendo:

«A otros ha salvado; que se salve a si mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido».

Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo:

«Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo».

Había también por encima de él un letrero:

«Este es el rey de los judíos».

Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo:

«¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros».

Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía:

«¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, este no ha hecho nada malo».

Y decía:

«Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino».

Jesús le dijo:

«En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso»

Palabra del Señor.

Del Diario de Santa Faustina, 83.

«Escribe esto: Antes de venir como el Juez Justo, vengo como el Rey de Misericordia.  Antes de que llegue el día de la justicia, les será dado a los hombre este signo en el cielo.

 Se apagará toda luz en el cielo y habrá una gran oscuridad en toda la tierra.  Entonces, en el cielo aparecerá el signo de la cruz y de los orificios donde fueron clavadas las manos y los pies del Salvador, saldrán grandes luces que durante algún tiempo iluminarán la tierra.  Eso sucederá poco tiempo antes del último día«.

Intención del día: 

Pidamos la gracia de creer fuertemente en la bondad del Rey de Misericordia.

Oración final:

Jesús, Divino prisionero del amor, cuando considero Tu amor y como Te has anonadado por mi, mis sentidos desfallecen. Encubres Tu Majestad inconcebible y Te humillas rebajándote a mí, un ser miserable. Oh Rey de la Gloria, aunque ocultas Tu hermosura, el ojo de mi alma desgarra el velo.  Veo a los coros de ángeles que te honran incesantemente y a todas las potencias celestiales que Te alaban sin cesar y que Te dicen continuamente:  Santo, Santo, Santo (Diario, 80).  

______________________

Bendiciones y feliz día a todos, recuerden siempre: no hay alma que no tenga el deber de orar, porque toda gracia fluye por medio de la oración (Santa Faustina Kowalska, Diario 146)

Volver al inicio

Visita nuestra Mini Tienda Refugio Seguro: Aquí

¿Te gustaría consagrar tu vida a la Divina Misericordia?

 

Escuela de la Divina Misericordia, Madrid/España

Contactos:

Formulario de contacto

Madrid/España  


Únete a nuestro canal de Telegram y recibe nuestras reflexiones diarias y mucho más: